Categorías

 

 

El Sol es comparable a una central termonuclear que produce una gran cantidad de radiación electromagnética, aunque sólo llegan a la superficie de la tierra longitudes de onda comprendidas entre los 290 nanómetros (nm) y los 5000 nm, gracias a que la capa de ozono estratosférico detiene las radiaciones más peligrosas. La energía radiante está constituida por rayos infrarrojos, luz visible y Radiación Ultravioleta (RUV).

La RUV es la que produce daño en la piel, y se divide en RUV A, B y C.

La RUV C (100 – 280 nm) es absorbida por la capa de ozono y no alcanza a la tierra, por lo no tiene impacto fisiológico en la piel no expuesta a este tipo de energía. Esta radiación es de alta energía y capacidad destructiva, y se emplea artificialmente para esterilización, ya que destruye y elimina a los microorganismos.

La RUV B (290 – 320 nm) es la que causa la quemadura o eritema solar. Representa el 2% de la RUV y tiene una altísima energía aunque de poca penetración en la piel humana. Los protectores solares comunes se orientan a bloquear este tipo de radiación y se califica su acción por la prevención de eritemas solamente.

La RUV A (320 – 400 nm) constituye el 98% de los Rayos UV, atraviesa y penetra la piel humana hasta la epidermis, y estimula el bronceado y la pigmentación. Se ha comprobado que siendo silenciosa - ya que no quema – se relaciona directamente con el envejecimiento de la piel y el cáncer de piel.
 
           Intensidad De Los RUV

El espectro y la intensidad de los RUV naturales varía en función de:

1.- Hora del día: 50% de la dosis RUV está entre dos horas antes y dos horas después del mediodía.

2.- La máxima radiación es en el solsticio de verano

3.- La UVB se quintuplica en los trópicos y aumenta un 20% por cada 1.000 metros de altitud

4.- Las nubes y la contaminación atmosférica bloquean los rayos UV. Un día nublado en la nieve disminuye en un 50% la radiación UVB. Sin embargo, aún en días nublados la RUV A y B penetran y es necesaria la protección solar.

5.- El riesgo y la irradiación aumenta con las superficies reflectantes: Nieve 50-80%, arena y láminas de aluminio 1 5-25%, agua de mar en movimiento 20%, agua estancada 10%, cemento 5%.